SUBVENCIÓN PARA AYUDAR A MENORES DE 35 AÑOS A MONTAR SU NEGOCIO EN ANDALUCÍA

Tienes hasta el 18 de julio de plazo para presentar proyectos a  la línea de apoyo a la juventud para la creación de empresas del Instituto Andaluz de la Juventud.

La línea de incentivos Innovactiva te subvenciona un máximo de 6.000 euros para la puesta en marcha tu iniciativa empresarial.

El Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ), de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, ha abierto hasta el 18 de julio el plazo para presentar proyectos a la línea de apoyo a la juventud Innovactiva 6.000, para la creación de empresas en Andalucía. Innovactiva 6000 es un programa con una línea de ayudas orientada a la constitución de empresas jóvenes andaluzas, apoyando en inmovilizado con un máximo de 6.000 euros, entre gastos de constitución e inversiones.

A la convocatoria pueden optar jóvenes andaluces o residentes en Andalucía con formación académica universitaria o de ciclo formativo de grado medio o superiorque presenten un proyecto avalado por un informe de viabilidad realizado por la Fundación Pública Andaluza ‘Andalucía Emprende’.

Las ayudas se pueden solicitar para constituir empresas con forma jurídica societaria o para constituirse como profesional o empresario autónomo. En el caso de solicitar para este segundo supuesto se deberá acreditar que el solicitante no ha estado dado de alta en el régimen especial de autónomos, durante el año inmediatamente anterior a la entrada en vigor de la convocatoria.

Serán subvencionables las actuaciones encaminadas a la constitución de las empresas y también aquellas actuaciones encaminadas a la puesta en funcionamiento de la nueva empresa tales como la adquisición de equipos informáticos, mobiliario e inmovilizado material e inmaterial, como: licencias de software, software, dominios web, maquinaria, leasing, propiedad industrial, obras de adaptación y mejora de infraestructura propia o elementos de transporte.

Las solicitudes pueden  presentarse en el registro electrónico de la Administración de la Junta de Andalucía (a través de la siguiente dirección electrónica: http://www.patiojoven.es/ventanillaelectronica), así como en los registros de entrada de las Direcciones Provinciales del Instituto Andaluz de la Juventud. La fecha límite de entrega es el día 18 de julio.

En 2017 un total de 114 proyectos empresariales se beneficiaron de la línea de apoyo a la juventud emprendedora Innovactiva 6.000. En la provincia de Almería se beneficiaron un total de 14 proyectos; 16, en la provincia de Cádiz; 15, en Córdoba; 11, en Granada; 14 en Huelva; 19, en Jaén; 14, en Málaga; y 11, en Sevilla. De los 114 proyectos, 51 han sido promovidos por mujeres y 63 por hombres

En relación con las características de los proyectos empresariales que se han financiado en la ultima edición de la convocatoria, principalmente se enmarcan en las siguientes áreas de especialización: Movilidad y logística; Turismo, cultura y ocio; Salud y Bienestar Social; Agroindustria y alimentación saludable; Energías renovables,

– Convocatoria en BOJA:

http://juntadeandalucia.es/eboja/2018/116/BOJA18-116-00018-10442-01_00137774.pdf

– Extracto convocatoria en BOJA:

http://juntadeandalucia.es/eboja/2018/116/BOJA18-116-00002-10443-01_00137772.pdf

Cómo abrir una empresa y no morir en el intento.

Este no es un artículo al uso. Si sigues leyendo podrás ver la presentación que usamos en el curso que tuvo lugar el pasado día 16 de febrero en la biblioteca pública de Cenes de la Vega.

Podéis ver la presentación aquí:  https://docs.google.com/presentation/d/1_sThl-7IbTdy_AntM9Aq5iW5cIELzdnu7kyP8jhIhT8/edit?usp=sharing

Os animo a dejar vuestros comentarios. Si te ha gustado, compártela 🙂

Un saludo

Pablo Caballero

3 secretos y 9 trucos para abrir una empresa (casi) sin dinero.

NOTA: Este artículo es una reproducción del original, publicado en www.empresaradical.com ( http://www.empresaradical.com/abrir-empresa-sin-dinero/) , reproducido con permiso de su autor.

******************************************

La mayoría de los emprendedores que conozco no saldrán nunca en las portadas de las revistas de actualidad económica. No han recibido inversión de Capital Riesgo, ni tienen un yate con una piscina de champán.

Ni falta que les hace. Son emprendedores de pala y trinchera, trapecistas sin red. Este artículo está escrito para ellos, los empresarios que día a día se pelean para sacar adelante su empresa y pagar las nóminas de sus trabajadores (que muchas veces cobrarán más que ellos mismos).

Una advertencia.

Crear una empresa sin apenas recursos es duro, y no es lo deseable. Vas a pasarlo mal, a trabajar más horas que el sol, y te va a pasar factura personal y familiar. Todo será más difícil y más lento.  Dicho esto, si no tienes otra opción, aquí van algunas consejos para ayudarte en tu labor.

TRES SECRETOS…

Grábate estos tres conceptos y tenlos siempre presentes en tu día a día. Cuando digo siempre, es siempre.

1 Lo óptimo es enemigo de lo bueno => deja las cosas hechas (getting  things done).

Si eres algo perfeccionista, como me ocurre a mi, tu tendencia natural será optimizar cualquier tarea que desempeñes. Error. La primera regla de oro es no hacer lo óptimo, sino lo más rápido y eficiente. Aunque se te abran las carnes. Recuerda esto: “hecho” es una palabra mucho más hermosa que “perfecto”. Si algo es suficientemente bueno, tira millas, no lo mejores.

2 El dinero en efectivo es el Rey (Cash is the King).

¿Realmente es necesario ese gasto? Por necesario me refiero a realmente imprescindible. En un 95 % de las ocasiones la respuesta será no. No necesitas un ordenador mejor, ni una silla de 500 €, ni un folleto a todo color de tus productos, ni una oficina bonita. No necesitas realmente casi nada. Tus clientes te van a comprar por que confían en ti, o no te van a comprar. El resto es humo y vanidad. Recuerda que esto va de ingresar, no de gastar.

3 Por Dios, ¡¡prioriza!!.

Haz una lista con las tareas pendientes. Ahora ordénala, poniendo en lo alto aquellas que te van a ayudar a obtener ingresos a corto plazo. Asombrosamente, la mayoría de las tareas que te apetece hacer estarán al final de la lista. Haz las tareas en ese estricto orden. Publicar tonterías en facebook no te va a ayudar a ganar dinero. Visitar clientes, sí.

…Y NUEVE TRUCOS.

1 La empresa fantasma.

No te des de alta como empresa o autónomo hasta que tengas tu primera venta cerrada, y algunas más casi a punto. Darte de alta te llevará un día de papeleo si lo haces como autónomo, ya tendrás tiempo para cambiar tu forma jurídica a Sociedad Limitada. El dinero de esas ventas te ayudará a pagar el autónomo.

2 El cliente es tu mejor amigo. En serio.

Un tipo que te va a dar su dinero, pudiendo dárselo a otro, te tiene que caer bien aunque sea un bastardo recalcitrante. Cultiva una actitud positiva hacia tus clientes, y transmítesela. Nunca olvides que la venta es una relación, y en todas las relaciones las emociones juegan un papel crucial. Si cultivas la relación con tus clientes y te preocupas por resolver los problemas que tienen relacionados con el producto o servicio que ofreces, generarás una relación de confianza que te hará vender más.

3 Vende primero, piensa después

Vender ha de ser tu obsesión, tu foco. Vende aunque todavía no tengas nada que vender, ya tendrás tiempo para comprar o hacer lo que hayas vendido. Aunque no consigas vender nada, aprenderás lo que quieren tus clientes, y si les preguntas obtendrás información valiosísima sobre la competencia, sus precios, sus puntos fuertes y débiles, etc. Con todo esa información, empieza a construir tu producto o servicio. A esto los chicos listos de Stanford lo llaman “I want you out of the building”. Recuerda: en tu oficina calentito no vas a vender nada, sal a la calle ahora mismo y habla con tus clientes.

4 Ligero de equipaje.

Retrasa al máximo la compra de cualquier maquinaria. Si vendes producto, en vez de fabricar empieza distribuyendo el producto de otros, aunque casi no te deje margen de beneficio. Cuando tengas un volumen de ventas suficiente, podrás comprar sin problema la maquinaria necesaria y aumentar tu margen. Dicho de otro modo: no busques tener un gran margen de beneficio, sino ser rentable desde el principio (ingresos > gastos).

5 El pez globo.

Olvídate de invertir en una web super profesional, folletos a todo color, regalos de empresa, etc. Si eres un usuario experto en informática compra un dominio y hazte una web con wordpress (coste total, 7 €/año). Si Internet no es lo tuyo, hazte la web con www.1and1.es. Es más caro (10 €/mes), pero infinitamente más sencillo, en dos horas tendrás una página web resultona. Cómprate unas tarjetas por 10 € e impríme unos folletos que tu mismo hayas diseñado. Crea un blog. Si conoces el sector, escribe sobre lo que sabes. Si no, copia contenidos de otros. Lo importante es que cuando busquen información sobre ti, proyectes la imagen de lo que quieres llegar a ser. Ya tienes lo necesario: ahora, ¡a vender!.

6 El cuerno de la abundancia.

Siempre hay alguien más desesperado por vender que tu. ¿Recuerdas esas legiones de comerciales intentando venderte tarjetas de crédito en todos los centros comerciales? Sácate unas cuantas tarjetas de crédito de esas que no te cobran por tenerlas y que tienen un límite de 1.000 € al mes, con un interés del 8 %. Y ahora, olvídate de que las tienes y nos las uses nunca salvo en un caso. Si cierras una venta grande que vayas a cobrar con seguridad en un mes, y necesitas realizar una inversión en compras a corto plazo, úsalas.

7 El proveedor, ese gran desconocido.

Un proveedor no es solo alguien que te da algo a cambio de dinero. Es de las mejores fuentes de información y recursos que tienes. Piénsalo. Conocen a tu competencia y a tus clientes mucho mejor que tu. Ve a su empresa, habla con ellos, que te pongan cara. Aunque no les compres, se muy agradable. Debes conseguir que te quieran vender. Si lo haces, podrás comprarles a crédito, aunque sea por un importe pequeño y con poco plazo, pero ya habrás conseguido una fuente más de tesorería. Recuerda, al final todo va de personas relacionándose.

8 Equipo

Hay un proverbio africano que dice: si quieres llegar rápido camina solo, pero si quieres llegar lejos camina acompañado. Si necesitas un equipo de trabajo, pero no puedes pagarlo, busca socios. Pueden ser socios comerciales (profesionales independientes que se lleven un porcentaje de las ventas), o socios de tu empresa que trabajen a riesgo contigo. Si no puedes conseguir lo primero, busca lo segundo.

9 Recursos gratuitos.

Hoy vivimos en una orgía del todo gratis, impensable hace solo 15 años. Oficinas gratis en centros de empresas públicos o muy baratas en centro de Coworking. Software gratuito de mucha calidad (linux, libreoffice, gimp, …), servicios informáticos gratuitos (hosting, blogger/wordpress, SaaS de CRM, gmail, google calendar, google drive, dropbox, …), portátiles de segunda mano por menos de 300 €, tarifas planas de móvil por 20 €, etc. Cursos en las mejores universidades del mundo, ¡gratis! Vale, mola mucho más llevar un Macbook Air que un Acer de hace 3 años. Pero recuerda: no vas a vender más por eso.

Estoy seguro de que a ti se te ocurre alguna otra forma de empezar con poco dinero, así que por favor, ¡compártela con nosotros!

Algunas cosas que debes tener claro antes de abrir una empresa

Mitos, errores comunes y algunas verdades que tienes que conocer antes de abrir un negocio.

Si te estás planteando abrir una empresa del tipo que sea, es importante que tengas muy claro algunas cosas que no te suelen contar. En cierto modo,  crear un negocio se parece mucho a tener un hijo: es una de las cosas más apasionantes y exigentes que puedes hacer.  Igual que no le recomendaría a cualquiera tener hijos, ya que depende mucho de tu situación personal y la etapa de la vida en la que estés, no le recomendaría a cualquiera abrir una empresa.

1. Mitos acerca de abrir una empresa.

Lo más difícil es abrirla, una vez creada, es más fácil.  Aunque el proceso burocrático y de gestiones que conlleva abrir una empresa es desafiante a veces, no es nada comparado con lo que te viene encima. Crear una empresa es sencillo, en general. Lo complejo es hacer que funcione.

Lo más importante es que empieces con los mejores medios que puedas para distinguirte de la competencia.

Es justo al revés. Realmente al abrir una empresa no sabes lo que quieren tus clientes, porque en general has hablado con unos pocos, y la mayoría lo que quieren está más relacionado con el trato que les dispenses que con los materiales o maquinaria que uses. Formalidad (cumplir lo que se dice), confianza (respetar plazos y tiempos de entrega y pagos) y calidad de servicios (esforzarte en hacer las cosas lo mejor posible), es lo que más van a apreciar en general, junto con un precio razonable, que no necesariamente barato. Gasta lo mínimo posible al principio o tendrás una losa que te costará remontar.

Las empresas, o crecen o mueren.

Desarrollar una empresa es algo que requiere tiempo y esfuerzo, y antes de plantearte llevarla al próximo nivel tienes que tener los recursos preparados previamente. Y los recursos son:

  • Dinero: vender más significa gastar más, y debes tener en el banco el dinero preparado para asumir esos gastos extras y aguantar hasta que te paguen.
  • Personas: una empresa son sus trabajadores, no su maquinaria o sus instalaciones. Crecer implica enfrentarse a nuevos desafíos, y tu personal debe estar formado para ello. Tendrás que invertir en formación o contratación.
  • Procesos: crecer implica aumentar la complejidad. Y aumentar la complejidad sin procesos que te permitan gestionarla es una receta segura para el caos. Primero crea los procesos e implántalos, luego desarrolla y crece.

2. Errores comunes.

Gastarte todo el dinero en abrir la empresa.

Los gastos no terminan cuando consigues abrir, empiezan. Muchas empresas mueren por falta de tesorería (dinero líquido en el banco), ya que al abrir tienes que hacer frente a muchos pagos, pero los clientes vienen poco a poco. Ten cuidado con tener dinero guardado para aguantar los primeros meses.

Confiar excesivamente en el asesor.

Un asesor o una gestoría son profesionales muy efectivos para presentar los impuestos, llevar la contabilidad y asesorarte en temas administrativos, pero en general no son directores financieros, ni expertos en gestión empresarial. Con esto quiero decir que pienses en ellos como un profesional que presenta adecuadamente lo papeles que te exige la administración, pero que no delegues aspectos de la gestión de tu negocio como el control de lo que gastas y ganas en ellos. Esa tarea siempre corresponderá al emprendedor, y conviene que tengas claro en todo momento lo que tendrás que pagar en tu próxima declaración de IVA, impuesto de sociedades o IRPF.

Confundir rentabilidad con liquidez.

Puedes ser muy rentable por vender mucho, y no tener ni un euro en el banco. De hecho, muchas empresas fracasan por este motivo, se quedan sin dinero para hacer frente a los pagos, aunque su contabilidad diga que ganan mucho. Vender implica gastos, y los clientes a veces pagan tarde y mal. Y no siempre sabes realmente lo que estás ganando con la venta. Controla siempre el dinero líquido, disponible, que tienes en el banco, y ten abierta alguna póliza de crédito con una entidad bancaria para poder asumir el tiempo entre que vendes y te pagan.

3. Verdades sobre ser empresario.

Vas a vivir muchos malos momentos. Asúmelo cuanto antes.

No pasa nada, es parte de la vida y es normal. Tendrás que despedir trabajadores, tendrás que enfrentarte a impagos de clientes, tendrás que decidir si sigues o cierras cuando caiga tu rentabilidad…te enfrentarás a decisiones complejas que te pondrán a prueba anímicamente. Y mientras, la vida sigue, con sus cosas buenas y malas. A menudo se juntará todo en una tormenta perfecta. Seguir adelante muchas veces es cuestión de tener claro lo que quieres, y luchar por ello en medio de la incertidumbre.

Vas a trabajar más que ninguno de tus trabajadores.

Sobre todo en los primeros años. La típica imagen del empresario que se pasa por la empresa unas horas a controlar y apenas trabaja es irreal, o se corresponde con personas que han trabajado muy duro muchos años, y han conseguido llegar a un estado en el que las cosas funcionan bien sin ellos.

Durante un tiempo, la empresa te costará el dinero, no te lo dará.

Este tiempo cambia según el sector, pero lo normal es que desarrollar un nuevo negocio te cueste el dinero durante mínimo unos cuantos meses. Eso es normal, y tienes que tenerlo previsto.